Lasaña: el rico sabor de una preparación casera | La Buena®

Comparte con tu familia una deliciosa y práctica receta de lasaña casera

Comparte con tu familia una deliciosa y práctica receta de lasaña casera

Si vas a ser el anfitrión de un evento familiar, ¿qué tal sorprender a tus invitados con tu propia versión de una sabrosa lasaña casera?

Atrévete a mezclar los ingredientes que tienes a la mano y dales un toque de ese inconfundible sabor de las mejores recetas con pollo como las de mamá.

¡Encanta a los tuyos con esta receta!

¿Qué debes tener en cuenta para armar tu lasaña casera? Prepárate para lucir como el mejor anfitrión

La facilidad y versatilidad con las que se puede cocinar una suculenta lasaña son, tal vez, algunas de las razones por las que este plato se convierte en uno de favoritos para celebrar en familia.

A continuación, te compartimos algunas claves para que tu receta sea tan especial que todos quieran volver a visitarte.

La pasta: ingrediente central que debe estar en el punto exacto

Lasaña casera: el rico sabor de esta preparación en tu mesa

En el mercado encontrarás pasta precocida, lo cual facilita el proceso porque no requiere hervirla antes de llevarla al horno. Aunque si lo prefieres, puedes utilizar láminas de pasta cruda y encargarte de cocinarlas previamente.

La recomendación es que queden al dente, lo cual consiste en un justo equilibrio para disfrutar la pasta: firme, pero no dura. Vigila que no quede muy blanda porque no será fácil armar tu lasaña. Sin embargo, el punto ideal de cocción es el que más te guste.

Salsas cremosas y suculentas: mezcla de sabores para una irresistible lasaña

El secreto del sabor de este plato está en la salsa. Puedes hacer mezclas de ingredientes para darle un color apetitoso e incluso combinar dos salsas.

Crea una deliciosa base con tomates, champiñones y albahaca fresca. Puedes usar estos ingredientes para tu salsa o animarte a preparar una adicional con bechamel para mezclarla con el pollo. De esta forma, aportarás una consistencia cremosa a tu lasaña que complementará muy bien con el sabor de los tomates.

Gratinado crocante y dorado: una textura inconfundible en cada bocado

El gratinado hará que tu preparación se vea deliciosa y despertará el apetito de tus invitados. Te proponemos usar una mezcla de quesos mozzarella y parmesano. ¡Ya verás qué delicia!

Receta de lasaña casera con pollo: manos a la obra para descrestar a tus comensales

Ingredientes para 10 porciones

Para lograr una deliciosa lasaña solo debes tener en cuenta estos consejos
  • 500 g de pasta para lasaña
  • 4 pechugas de pollo
  • 500 g de queso mozzarella rallado
  • Sal al gusto

Para la salsa de tomates

  • 12 tomates medianos maduros
  • 250 g de champiñones en láminas
  • Albahaca fresca al gusto
  • 40 g de margarina La Buena®
  • 2 cebollas cabezonas finamente picadas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 taza de caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto

Para el gratinado

  • 200 g de queso mozzarella rallado
  • 200 g de queso parmesano
  • 15 g de margarina La Buena®

Preparación

Coloca las pechugas de pollo en una olla grande con suficiente agua hasta cubrirlas, agrega sal al gusto y déjalas cocinar. Cuando estén listas, retíralas del fuego, escúrrelas y déjalas enfriar para desmecharlas.

Si las láminas de pasta no son precocidas debes hervirlas antes de llevarlas al horno. Una vez lleguen al punto de cocción que esperas, escurre cada lámina y déjalas reposar en una bandeja engrasada con margarina. No deben quedar unidas porque se pueden pegar.

Para la salsa, en una olla grande agrega un poco de margarina La Buena® y sofríe la cebolla y el ajo. Incorpora los tomates picados en cuadros grandes, sal al gusto y cocina a fuego medio. Luego, licúa esta mezcla de ingredientes agregando 1 taza de caldo de pollo.

En la olla donde preparaste la mezcla de tomates, agrega el resto de la margarina y sofríe los champiñones. Incorpora la salsa de tomates, la pimienta y la albahaca. Deja reducir un poco a fuego bajo.

En una refractaria engrasada con margarina esparce un poco de la salsa y coloca una capa de láminas de pasta. Cubre con una capa de salsa, pollo desmechado y queso mozzarella. Repite el proceso hasta la última capa de pasta.

Cubre con una generosa cantidad de queso mozzarella y sobre él, agrega queso parmesano. Antes de llevar al horno precalentado a 200 °C, esparce pequeños pedazos de margarina La Buena® sobre el queso. Esto le dará un sabor irresistible y ayudará a que el gratinado quede más crocante.

Hornea durante 30-35 minutos o hasta que el queso se gratine. Si no tienes horno, puedes armarla en un sartén, taparla y dejarla cocinar sobre la estufa por 30 minutos aproximadamente.

Que no existan límites cuando se trate de usar tu imaginación en la cocina.

¡Buen apetito!

»REFERENCIAS: